Todo el Folklore Argentino|12 abril , 2016
Ud. está aquí: Inicio » Autores y Compositores » Daniel Toro

Daniel Toro 

Daniel Toro

La Leyenda Continúa

Uno de los musicos mas talentosos de la Argentina nos adelanta su vuelta a los escenarios y nos abre las puertas de su corazón. Basta solo con entrar en su casa para respirar amor. Es lo que predomina en el ambiente. Se lo ve en su mirada, se lo oye en su voz y se lo siente en su alma. Este salteño de 58 años ha sabido dejar atrás las adversidades y mirar hacia delante con esperanza y serenidad y lo ha logrado todo gracias al amor. Al amor de su esposa Mónica, de sus hijos y de su incondicional compañero: el público.
Hablar con Daniel Toro es remontarse en un maravilloso vuelo a lo largo de su vida. una mítica vida que al descubrirla no solo nos permite conocer a uno de los compositores mas importantes de la musica argentina, sino que nos enseña a mirarnos hacia dentro y comprender cuan grande es el poder del amor.

Sinceramente creo que nací con un duende compositor. Cuando llegue por primera vez a Salta capital, porque mi padre había conseguido allí trabajo, conocí mi primera radio; así me comencé a familiarizarme con el repertorio de Magaldi y a cantar tangos. Cuando conocí a Gardel me di cuenta de que me gustaba la composición

Sin embargo, abrazo el folklore de su tierra, donde empezó a escuchar atentamente la música de allí.
Inspirado en Yupanqui, Falú, Narciso Yepes, Almeida y Andrés Se­govia, el gran talento de compositor comenzó a florecer en el. Así nació “Para ir a buscarte” compuesta junto a Ariel Petrocelli y con solo 17 años. Después vendría El Antigal, La cotorrita perdida, El Principito, obra que comparte con Néstor Cesar Miguens.
Desde su casa, Daniel Toro nos relato anecdotas de su época de oro, nos hablo de su homenaje en el Congreso de la Nación y también tuvimos el privilegio de escucharlo tocar la guitarra, un verdadero lujo.
Por circunstancias de la vida, solo pudo estudiar hasta el quinto grado y a pesar de no saber leer ni escribir música, es autor de casi 900 temas sin otra arma que la intuición y por supuesto, eI talento. La mayoría de sus creaciones son canciones y reconoce que sus zambas casi no son para bailar ya que no Ie interesa que tengan la medida justa y lo que intenta es que tengan el lenguaje universal que caracteriza a la música. “Considero que la música que hago hoy habla por si misma, porque pinta un paisaje o trasmite estados de ánimo”.

Cuando llega por primera vez a Córdoba?
Llegue cuando el Chango Rodríguez era lo máximo. Después estaban Ios Hermanos Di FulvioEdmundo Cartos, Correa, el Negro Sandoval

No había tantos festivales, solo penas.
Exactamente. Yo Ilegue con varios conjuntos: Los Tabacaleros. Los Forasteros, Los Vinateros y al último con Los Nombradores. Ese conjunto se armo por poder. teníamos poder y capacidad de armonizaciones, de voces, y se desarme por no poder, porque la sed de éxito nos llevó a algunas situaciones y mezquindades muy humanas dentro del grupo. En Cosquin éramos llevados en andas, pero después los meses eran durísimos. Uno de los problemas era el repertorio. Yo planteaba cambiarlo porque siempre me considere con visión para elegir temas. Ellos no estaban de acuerdo y entonces me fui. El grupo duro un tiempo mas y luego se disolvió.

¿Cuantos años estuvo en Los Nombradores?.
Del ’62 hasta el ’66. En el ’67 presente el repertorio que quería cantar y salí Consagración en Cosquín. Tenía que cantar una (El indiecito dor­mido) y salí cantando veinte, que eran las que yo había elegido para el repertorio de Los Nombradores. Yo subí para Ilenar el espacio de un artista que no había Ilegado a tiempo y después el público no me quería dejar bajar.

En la época en que el público era el que consagraba al artista.
Yo creo que puedo decir con orgullo y humildad que fui el ultimo artista consagrado por el público. Los demás fueron negociados. Nunca mas hubo una comisión como la del doctor Wisner, Sarmiento, Casenave, aunque el se oponía a que yo cantara…

¿La primera vez que llega a Cosquín es con Los Nombradores?
Si, nos iba bien en Cosquín, pero nada mas.

¿Por que se desvinculó?
Cuando yo decide irme de Los Nombradores les dije: “de acá a tres meses me voy del conjunto” y a los dos días me respondieron que ya me podía ir porque ya me habían conseguido reemplazante. Yo no los deje, ellos me abandonaron a mí.

Ahí vino su despegue…
Al principio me pareció que todo se venía abajo, pero rápidamente me recuperé. Uno de ellos me dijo: “Anda y alimentate bien así nos llevas el año que viene en Cosquín” y sucedió al revés.

Fue entonces cuando el publico conoció y consagro a Daniel Toro. ¿ Había empezado la época de los grandes éxitos?
Creo que si. Por esos años estaba en Music Hall pero lo que pasó es que la grabadora no me apoyaba verdaderamente. Cuando pasé a estar en otro sello fue que yo resurgí totalmente y pase a ser el solista número uno de todos. De todos los lugares me reclamaban, vendí discos. Con “Zamba para olvidarte” estuve casi dos años primero en el ranking. Pase el millón de discos vendidos.

En la cumbre de su carrera ar­tistica, Daniel Toro es alcanzado por la adversidad, de repente, y de modo inexplicable, el zorzal salteño se vio envuelto por la oscuridad y el silen­cio. Era 1979, los médicos le extir­paban un cáncer en la garganta y con ello, se Ilevaban sus cuerdas vocales y el sueño de soltar su canto a los cuatro vientos. Recordar esa época lo emociona tanto que Mónica (su ac­tual esposa) toma la palabra.

“Fueron dos o tres años de estar enmudecido. Después lentamen­te empezó a hablar en voz baja. Se quedaba afónico o sin voz ante cual­quier emoción. Fue una lucha tan grande que trajo aparejada una gran depresión”. “Tomaba para olvidar, porque encima veía que no tenia el apoyo de los que estaban a mi alre­dedor” -continuó Daniel- y que de pronto un hijo te diga “Papa, ¿Cómo te has dejado venir hasta este punto?” y ver las lagrimas en los ojos de ese hijo fue suficiente para decir“¿quien me creo ya que soy? Tengo que hacer algo por los que me quieren empezando por mis hijos y, sobre todo por mi”.
“Hoy se mas que nunca porque y para quien canto, para quien digo. Para Dios y para el público. No me interesa tener la voz de antes mi camino es otro, es una misión sagrada que debo cumplir”

Así fue que desde lo mas profundo de su propio ostracismo comenzó a renacer como el Ave Fénix. Fueron años en que su vida se encontraba en un laberinto, Ilegaron a ser una pesadilla. Luchaba y luchaba por reponerse pero el horizonte parecía lejano…

Cuando caí me costo levantar­me. De los cientos de amigos que estaban en las buenas, solo quedaron dos o tres, como Julio Fontana. Fue entonces que descubrí el amor de Dios y me aferre a su mano. Preocupado por lo que me pasaba, había olvidado que existía el rocío, el cantar de los pájaros, un mundo maravilloso que ‘volvía a pintarse para mi. En ese mo­mento me sentí curado en espíritu v alma

¿Cuanto duro esa etapa dura de su vida?
Duro todo y no duro nada. Creo que supe capitalizar la adversidad v salir adelante en lo malo no todo es malo. Por ello, en la época que no podía cantar. se dio cuenta que había una compañera que nunca le había fallado. su guitarra. Fue allí que surgieron sus composiciones instrumentales y las décimas de Algo de mi vida- su último CD.

Su relación con los militares

Durante el último proceso militar muchos artistas argentinos debie­ron exiliarse o apelar a cambios de nombre para firmar sus obras.

En SADAIC muchas de sus creaciones fueron registradas con el eudónimo de Casimiro Cobos.
Es cierto, el seudónimo surgió como una especie de supervivencia. Cuando Ios militares metieron a todos los subversivos de la canción dentro de la bolsa, me metieron a mi. Me prohibieron actuar en Ias radios y hasta recibí la famosa llamada “o te callas o sos tierra de cementerio”. No obstante, el se les planto y les dijo: “A mi no me sacan, si hay alguien dueño de esta tierra, ese soy yo. De acá no me mueven. ¿Sabes como me van a sacar? Solamente Muerto”.
Nunca lo sacaron, pero Ias matrices de sus discos desaparecieron…

El soñado retorno

Cuántas veces desde su confina­miento se habrá imaginado de mil ma­neras distintas su regreso a un escena­rio que lo aplaudiera con admiración como en otrora lo hiciera. El destino quiso que ese momento fuera el pasado 9 de diciembre de 1999y en el Teatro Real. Allí volvió después de muchos años a pisar nuevamente un escenario en un espectáculo presentado junto al grupo Piuquen. El espectáculo fue presentado nuevamente en Ias noches de la peña que junto a su hijo Facundo instalaron en Cosquín.

El regreso a los escena­rios, seguramente Ie habrá ge­nerado mayores inquietudes ¿Cuáles son ahora los planes para Ios meses que vienen?
Por lo pronto apoyar la edición de Pompo Limón y el niño, mi primer libro, que dio lugar a una Opera andina que queremos presentarla este verano y que va acompañado por un compacts. Una experiencia nueva que ya presente en Cosquín y que, gracias a Dios, salió bien. Además de seguir con la difusión de Algo de mi vida. Tambien estoy haciendo Concierto de amor para el mundo, una obra para 70 músicos y con diferentes interpretes, que van a estar acompañados por una sinfónica y un coro mixto. Yo ya tengo todo acá (se señala la cabeza).El reconociminento en el Congreso de la Nación

El 27 de septiembre del 99, el Congreso de la Nación rindió homenaje a los 40 años de trayectoria con la música folklórica argentina a Daniel Toro. Los fundamentos presentados lo destacaban como “…ejemplo refinado de un verdadero artista popular, que ha tenido la grandeza de ir conformando un perfil que lo mantuvo vigente en los últimos cuarenta años…”. Asimismo concluyeron en que Daniel Toro es un notable creador su obra artística ha trascendido los Iimites del país, resultando el homenaje un reconocimiento a su notable trayectoria.Daniel Cancio Toro, hijo de Sixta Rosa Velásquez y Daniel Toronació el 3 de enero de 1941 y desde su nacimiento manifestó misteriosamente un destino extraordinario. Su hermano mellizo murió poco después del parto, mientras que el, de mucho menor peso, sobrevivió. Es el mayor de ocho hermanos y hoy se ha convertido en lo que el llama el iniciador de una nueva generación.

¿Cuantas veces se caso?
Mi tercer y Ultimo matrimonio es con ella (Mónica). Tengo 10 hijos.

¿Cuantos se dedicaron al folklore?
Tres.”Los tres hijos mas grandes son los que mas vivieron la época de oro de Daniel. Claudio lo acompañaba en casi todas las giras. Facundo lo tuvo al padre siete años pegado en los es­cenarios. Carlitos no tanto, dice Mónica su esposa, quien toma la palabra una y otra vez. Además, ella nos contó anécdotas, le pregunto cosas casi como fuera una cronista mas y reflexiono con y por el. La conexión entre ambos es tan fuerte que por momentos parecen una sola perso­na. Se miran con amor, se hablan con dulzura y se nota que la felicidad de tenerse el uno al otro los llena. Entonces, quien mejor que ella para definir al Daniel Toro hombre.”Es por sobre todas las cosas un hombre de la casa, compañero, atento, cariñoso. Adora a sus hijos, se pre­ocupa si no llaman, se desvive por ellos. Le encanta la sopa, el guiso, el asado. Le gusta salir a caminar todos los días a la nochecita… “dice Mónica y retoma Daniel.

Hoy se mas que nunca por que canto, para quien canto, para quien digo. Para Dios y para el publico. No me interesa tener la voz de antes. Mi camino es otro, es una misión sagrada que debo cumplir
Celeste Sosa y Guillermo Zapata