Todo el Folklore Argentino|7 junio , 2013
Ud. está aquí: Inicio » Historia de Festivales » Festival Provincial de la Minería. San Carlos Minas

Festival Provincial de la Minería. San Carlos Minas 

El Festival que le ganó a la adversidad.

Enclavado en el umbral del valle de traslasierra , San Carlos Minas es una pequeña población con aires coloniales conservados mas alláde los carpinchos de la naturaleza.Con una población estable de 1500 habitantes se sitúa al oeste de la ciudad de Córdoba, a ella se accedepor la ruta provincial 15 que une Cruz del Eje con Mina Clavero tras recorrer 198 kilómetros.

La genesis de un sueño

Esta localidad encontró en un grupo de hombres, hace mas de una década, la fuerza y la audacia para vencer los fatalismos que suelen rodear estos desafíos, y masaunsise tieneen cuenta que se proyectaba desde uno de los lugares mas recónditos de la provincia. La quimera parecía una locura, la inquietud de darle al pueblo un festival folklórico que permitiera mostrar al turismo las bondades y las riquezas del mismo, y que representara a su gente parecía lejano.El origen de esta historia nos remonta al año 1982, cuando el entonces intendente, don Orlando Romero, junto al jefe de correo, EnriqueLoyola y otras personas del lugar, no dudaronen arriesgarse por el éxito de la empresa. Por eso vale la pena recordarlos aunque sea con sus apellidos. Cebrero, Luna, Campos y algunos mas que puedan escapardel recuerdo testimonial de las fuentes. La trascendental decisión se tomo en diciembre, por lo cual había que trabajar contra reloj para llegar a febrero con todo listo. A mediados de ese mes queda conformada la primera comisión e inmediatamente se comienza a armar la programación de lo que seria el 1° Festival Regional de la Minería. Los Cantores del Alba, El Trío San Javier, Los Cantores del Cerro, LosSerenateros y Los GauchosCatamarqueños fueron,entre otros, los artistas que le pusieron calor y color a las noches del 25 y 26 de febrero de 1983, Para conducir el comienzo de este camino, los maestros de ceremonia fueron, por varias ediciones, Claudio Salinas y Jorge“papi” Moreno. El lugar físico elegido para la fiesta fue el centro de esa localidad “frente a la plaza y sobre la calle principal” señala un comerciante del lugar. Según el ex intendente Romero “esta fiesta fue un anhelo en el que colaboro todo el pueblo de una u otra manera” yagregó, “en el caos de los padrinos del festival (Los Serenateros), los eligió el publico por medio del aplauso y no la comisión”. Así se daba el puntapié inicial a un evento relevante, que pasaría con el tiempo a ocupar un lugar en el calendario de espectáculos veraniegos.“la noche del debut casi se suspende por la intensa lluvia, pero gracias a Dios se pudo llevar a cabo y con una buena concurrencia de público” dijo un nostálgico integrante de aquella comisión. Lo recaudado en ese primer festival alcanzo para cubrir todos los gastos y además dejo ganancia. Algo que pocas veces volvió a repetirse.

El brillo artístico de una época no reflejado en las recaudaciones

Con el advenimiento de la democracia, no solo se producen cambios a nivel ejecutivo, sino que también el festival deja de ser Regional para convertirse desde la segunda edición en una fiesta de carácter provincial.La embajada artística que a lo largo de esta década paso por San Carlos he hizo despertar los duendes del escondido mineral fue de primer nivel. Nombres como Markama, Los Trovadores, Cacho Buenaventura, María Ofelia, Miguel Ángel Robles, Los de Salta, Ariel Ramírez y Domingo Cura, Carlos Torres Vila, El Chango Nieto, Los Carabajal y Las Voces de Oran,fueron solo algunos de los que de esa talla quedaron en el recuerdo de la gente.Mas adelante, en 1985, el municipio decide crear su propio ballet. Según datos aportados por Rómulo Frasno, vecino del lugar, la organización y la dirección estuvo a cargo de Elisa de Rodríguez y el cuerpo de baile fue bautizado con el nombre deTikas.A partir de la séptima edición, paralelamente al festival, se comenzó a realizar la “Exposición Regional de Artesanías”, espacio destinado a la muestra de trabajos de artesanos de la región, como una forma de demostrar su capacidad y dedicación por las tareas manuales.

La hora trágica

En 1992, el festival se interrumpe como consecuencia del aluvión del 6 de enero de ese año, la catástrofe natural mas importante ocurrida en la provincia. La muerte de 40 habitantes y la casi destrucción del pueblo enluto al país entero, que acudió solidario en su ayuda.Dos años después, y tras recuperar su habitual fisonomía se vuelve a realizar lo que sería la décima edición. A partir de allí la fiesta se adelanta en el calendario pasando de la segunda a la primera quincena de febrero asimismo el escenario de realización se traslada al polideportivo municipal, lugar donde se lleva a cabo hasta el presente.

Tiempo de Folklore. Razón de convocatoria

A los largo de su historia, San Carlos Minas siempre trato de estar a tono de los acontecimientos que suceden en la provincia y en el país, con ese criterio a finales del 90 por decisión de entonces intendente Carlos Guzmán, comienzan a realizarse dos nuevos eventos, para octubre, el “Pre-Festival de la Minería” certamen que permitía rescatar nuevos valores en la zona. En la primera edición el broche de oro lo puso la santafesina Soledad. Con este espectáculo se volvió a conocer un superávit trascendente ($5000), algo casi olvidado en la memoria de anteriores ediciones.
Ese mismo año, 1997, se agrega a las mencionadas convocatorias el“1° Festival de la Juventud”. Organizado por el grupo juvenil San Cala y apoyado por el gobierno municipal. Así, este espectáculo de Semana Santa se incorporó al calendario local. La cita fue el sábado por la noche y la atracción central fue Facundo Toro, que junto a otros artistas le pusieron clima de fiesta a la noche.

Un poco de historia 

Para referirse a la historia de esta población es necesario remontarse al antiguo San Cala, voz aborigen que los historiadores no logran traducir unánimemente. Así Antonio Serrano indico a “San” comoríoFerrari Rueda, por su lado, sostuvo que “Cala” en lengua aimará es piedra; lo que se traduciría como “Río entre las Piedras” otros historiadores dicen que se trataría del nombre del último cacique que ejerció dominio en la zona y finalmente para otros en lengua de los primitivos habitantes sería “Nido y/o vuelo de Loros”. La zona de San Cala se levanta a unos dos kilómetros del actual emplazamiento del ejido urbano creado el 1° de octubre de 1853 por el entonces gobernador Alejo Carmen Guzmán
En lo relativo a la actividad eco­nómica del pueblo, su principal industria es, como no podría ser de otra manera, la avicultura. Santa Maria es el 2° productor nacional de huevos; genera recursos para más del 15% de la población en forma directa.

Lo urbano. En armonía con lo natural.

Pueblo esencialmente criollo esta determinado por la conjunción de un estilo urbano con perfiles coloniales (reflejado en las fachadas de numerosas casonas viejas) y un rosario natural que enhebra la pureza de sus ríos, la atracción de su serranía y la calidez de su gente.

Hoy, San Carlos Minas es un pueblo que mantiene viva sutradición y su folklore y que avanza con la mirada puesta en el horizonte yel esfuerzo en el trabajo cotidiano.